Himarë, una pequeña joya del Mar Jónico

Himarë, una pequeña joya del Mar Jónico
 por Jonás Ordoñez | Jun 20, 2019 | 1 Comentario





Himarë es una pequeña población costera al sur de Albania de alrededor de 28.000 habitantes, muchos de ellos de origen griego, por lo que no te extrañes si ves gyros en lugar de kebaps, o si oyes a la gente hablar en griego. Aunque todos suelen hablar ambos idiomas. Aunque probablemente no hables ninguno de los dos y esto te parezca totalmente secundario xDD.


Llegar a Himarë no es fácil, pero el camino es tan serpeante como bonito. Una vez que la carretera llegue a lo más alto de las montañas del Parque natural de Llogara, tendrás una espectacular vista del mar Jónico, siempre y cuando las nubes te lo permitan.


Himarë se encuentra en ese punto, el que el pueblo empieza a intuir su potencial turístico. Asi que están empezando a levantar el pueblo con muy buena intención pero tal vez con poco criterio, para mejorar calles y hoteles. Pero por el momento, y al menos en junio de 2019, Himarë es un lugar ideal para visitar y disfrutar de sus playas lejos de las hordas de turistas.

En agosto parece que el panorama es diferente porque los albaneses tienen vacaciones ese mes pero en junio, nosotros nos encontramos unas playas vacias de turistas y de primera calidad. Aguas tranquilas y cristalinas, montañas a menos de 5 minutos en coche, precios muy absequibles si vienes de Europa, y una mezcla de cultura albanesa y griega, que alimenta mucho la curiosidad por conocer más sobre la historia de este lugar.

A continuación te contamos más 🙂 .





¿Dónde está Himarë?

¡Justo aquí, en la riviera albanesa!












Cómo llegar a Himarë


Para llegar desde Tirana, hay un bus que sale a las 6.15h, y otro a las 13.00h, y el precio son 1000 lekes.

También tienes la opción de pillar un bus a Vuno, que salen cada 30 minutos, y desde allí pillar otro a Himarë.

En total, y dependiendo de las paradas que haga, son unas 6 horas de rutas escénicas, con paradas de vez en cuando para estirar las piernas.

Pasas por el Parque Nacional de Llogara, por lo que un rato antes de llegar al mar, estarás circulando por parajes a 2000 metros de altura. La última hora de trayecto es realmente espectacular, la carretera va serpeteando estas imponenetes montañas, y muchas veces te encontrarás por encima de las nubes.

No tendrás problemas si quieres moverte a lo largo de la costa albanesa, porque es una carretera de norte a sur que va atravesando los pueblos, y cada cierto tiempo hay buses yendo y viniendo que puedes parar con alzar la mano.

Hacer autostop es totalmente factible, nosotros lo hicimos de Himarë a Ksamil, y no tardamos nada en que un coche parara.

 
Qué ver en Himarë
Las playas

Por supuesto, si vienes a Himarë, seguramente lo que más te interesa en disfrutar de sus playas de agua cristalina. Son impresionantes, y lejos del agobio del turismo de otras playas igual de bonitas.












El pueblo tiene tres playas que discurren a lo largo del pueblo: Marachi, Sfageio y Spile. Nosotros disfrutamos más en la zona de Sfageio y Spile, donde hay más gente local, si es que hay alguien.

La zona de Marachi parece más enfocada al turismo, con más zonas de aparcamiento, hoteles, y sobre todo tumbones y sombrillas de alquiler, de todas las formas y tamaños.










 


Si quieres ir un poco más allá, puedes dar un paseo de unos 20 minutos hasta la playa Livadhia, clasificada como una de las más bonitas de la Riviera albanesa.

Os dejo una lista con las diferentes playas que tiene Himara, y si distancia desde el centro del pueblo:

Sfagio beach: centro

Livadhi beach: 1.5km

Guma beach: 0.5 km

Llamani beach: 1.5 km

Jal beach: 10 km

Gjipe beach: 12 km


Antiguo castillo de Himara


Viendo esto puedes pensar “más ruinas otra vez”. Pues en este caso, te recomiendo que no te lo pierdas.

Desde Himarë playa puedes caminar hasta el castillo, si por el camino te cansas, puedes hacer autostop, y otros turistas o gente del pueblo te recogerán y te subieran la cuesta, que son unos 2 kms. Si no te va el autostop, también puedes esperar que pase algún autobús en esa dirección, es posible que ni siquiera te cobren por el recorrido.

Si quieres ir un poco más allá, puedes dar un paseo de unos 20 minutos hasta la playa Livadhia, clasificada como una de las más bonitas de la Riviera albanesa.

Os dejo una lista con las diferentes playas que tiene Himara, y si distancia desde el centro del pueblo:

Sfagio beach: centro

Livadhi beach: 1.5km

Guma beach: 0.5 km

Llamani beach: 1.5 km

Jal beach: 10 km

Gjipe beach: 12 km


Antiguo castillo de Himara


Viendo esto puedes pensar “más ruinas otra vez”. Pues en este caso, te recomiendo que no te lo pierdas.

Desde Himarë playa puedes caminar hasta el castillo, si por el camino te cansas, puedes hacer autostop, y otros turistas o gente del pueblo te recogerán y te subieran la cuesta, que son unos 2 kms. Si no te va el autostop, también puedes esperar que pase algún autobús en esa dirección, es posible que ni siquiera te cobren por el recorrido.














Dicen que en esa colina ha vivido gente desde antes del XII AC, cuando se levantan los muros. Con el tiempo, y con el desuso de las murallas, los vecinos del pueblo construyeron allí sus casas. Hoy en día todavía queda gente viviendo allí, y es interesante la mezcla entre ruinas centenarias y casas de piedra más modernas.











El precio por entrar es de 100 Lekes, pero realmente, no sabemos donde se paga, porque cuando nosotros fuimos, no había nadie para cobrarla, ni un lugar donde comprar el ticket.













Iglesia de Todos los santos



Esta al lado de un colegio griego, en el camino al castillo. Cuando fuimos nosotros estaba cerrada.







Iglesias de San Sergio y San Baco

Dentro de las murallas del castillo, en la parte más alta, pasa desapercibida esta iglesia en ruinas, que impresiona al entrar. Es anterior al s XVI, cuando documentos constantan que la iglesia se quema y se vuelve a construir.



El paseo marítimo y embarcadero



De nueva construcción, todo en Himara parece que se está preparando para la avalancha de turismo que se le avecina. Edificios en construcción, reparación de aceras, y un paseo marítimo llenos de tiendas de playa, restaurantes y cafés a precios más que razonables.

Al final del paseo está el embarcadero, donde llegan a lo largo del día barquitos pesqueros y otros con turistas que salen a realizar actividades.



Porto Palermo (castillo y playa)



Cuando parecía que ya habíamos visto más o menos todo lo que Himarë teníamos que ofrecernos, haciendo autostop para llegar a nuestro siguiente destino, los chicos que nos recogen nos dicen que nos van a llevar a ver un castillo que estaba muy bien.

Efectivamente, no nos defraudó. Un castillo donde había vivido el antigüo líder Otomano Ali Pasha, y muy bien conservado porque más tarde sería utilizado por las tropas comunistas durante la dictadura. El hombre que vende las entradas (100 Lekes/persona), es cantante de música tradicional albanesa y tiene un montón de conocimiento sobre la zona y el propio castillo.








A los pies del castillo, la playa es espectacular. Vale la pena parar allí un ratito. Para llegar, o bien haz autostop desde Himarë, o para algún autobús e indícale que te pare allí.







Dónde dormir en Himarë

La suegra de Suela nos recibió en su precioso hotel boutique, en primera línea de playa, frente al paseo marítimo. Dormimos cada noche con la puerta de la terraza abierta, escuchando el mar 🙂








  Si buscáis estar a pie de playa, en el centro, pero en la zona más tranquila, este podría ser vuestro hotel perfecto.

Dónde comer

En general los precios en Himara son razonables, un poco más caros que el resto de los lugares que hemos visitado en Albania.
Los precios de los supermercados son alto caros (no es fácil traer la comida hasta aquí), por lo que muchas veces te compensa
comer o desayunar fuera que intentar comprAar algo en la tienda.

¿Es seguro?

Absolutamente seguro. La gente se deja las mochilas en la arena sin ningún control, los niños hacen vida solos por la calle,
y los coches aparcados en el paseo marítimo, a veces se dejan las ventanillas abajo (con cartera incluida dentro),
supongo que para que entre la brisa.
No quiero decir que cuando llegue más turismo al pueblo esto pueda cambiar, pero nuestra impresión a lo largo de Albania es que es un país muy tranquilo…


¡Si te ha gustado el artículo, dale al like y síguenos en Facebook

                                                      🙂!